Marcos 1:3 "Voz del que clama en el desierto: Preparad el camino del Señor; Enderezad sus sendas."
Marcos 1:3 "Voz del que clama en el desierto: Preparad el caminodel Señor; Enderezad sus sendas."
ENSENANZAS 2016 PROFECIS RABINO

El Profundo Secreto de una Antigua Profecía – Estudio

Un antiguo mensaje de hace 3.000 años revela la asombrosa conexión entre Estados Unidos, Gran Bretaña e Israel. También revela en dónde terminará el proceso de paz de Oriente Medio.

OSEAS 5:13 es una de las profecías más reveladoras de la Biblia. Todo el libro de Oseas es para el tiempo del fin y este versículo contiene una profecía para hoy día, un secreto asombroso que incluso la mayoría de la gente religiosa no comprende.

Y verá Efraín su enfermedad, y Judá su llaga; irá entonces Efraín a Asiria, y enviará al rey Jareb; mas él no os podrá sanar, ni os curará la llaga. (Osea 5:13)

Este secreto es acerca de tres naciones: Estados Unidos, Gran Bretaña e Israel. Estas naciones son los descendientes modernos de tres antiguas tribus israelitas, la de Manasés, Efraín y Judá. Si usted desea entender la política exterior de estos tres países, tiene que entender este ver­sículo. Nos muestra el porqué nuestra política está fracasando.

Lo que está sucediendo actualmente en Oriente Medio revela mucho de este versículo y esta profecía. Los palestinos están a la conquista de toda la nación judía. Ellos han decla­rado su meta oficialmente y en varias ocasiones: eliminar a los judíos. Pero Judá moderno continúa tratando de negociar alguna clase de pacto de paz con ellos y con sus otras naciones enemigas en Oriente Medio.

¿Pero por qué es esto importante para el resto de nosotros? Porque pronto todo el mundo se verá arrastrado a esta crisis en Jerusalén. Este impactante versículo nos da una percepción increíble, y esto incluye a más que sólo la nación de Judá hoy día.

¿Qué significa la “llaga de Judá”?

“Y verá Efraín su enfermedad, y Judá su llaga; irá entonces Efraín a Asiría, y enviará al rey Jareb; mas él no os podrá sanar, ni os curará la llaga” (Oseas 5:13). Judá es la nación judía mod­erna llamada Israel.

Esta llaga es grave; es como una herida abierta, y de hecho es una llaga mortal, que matará si es que de alguna forma no se corrige. Sin embargo, los hombres simplemente tratan de poner un parche sobre ella. La Concordancia de Strong dice que la palabra llaga tiene el sentido de vendar, una venda o remedio. El Léxico Caldeo Hebreo de Gesenius la define como el vendaje de una herida (envolviéndola con presión); el término se usa figura­tivamente del remedio aplicado a la herida del estado.

Entonces, ¿cuál es la llaga del estado judío?

Hace 7 años los judíos se retiraron de Gaza; todo asenta­miento, todo soldado, todo judío… cerca de 8.000 en total. El mundo incesantemente exige que Israel entregue territorio a cambio de paz. Entonces, Israel hizo un pacto de paz y cedió Gaza pero con esto no consiguió paz. Los palestinos instalaron en Gaza a los terroristas de Hamás por medio del voto, y pronto ellos comenzaron a lanzar cientos de cohetes contra los ciuda­danos israelíes. Los israelíes cedieron el territorio, ¡y han tenido guerra desde entonces!

Los palestinos en Gaza han roto todo pacto de paz. Es obvio hasta la fecha, que ellos no tienen la intención de tener paz con los judíos. Uno pensaría que el mundo estaría alabando a Israel por sus esfuerzos de paz, ¡que incluyen ceder partes de su pro­pio país! Pero no es así. El primer ministro de Turquía calificó a Israel como una nación “terrorista” durante el conflicto más reciente cuando los judíos trataron de defenderse de los terro­ristas en Gaza. Y el 29 de noviembre, la Organización de las Naciones Unidas votó 138 a 9 para elevar el estatus de los pales­tinos en ese organismo.

Israel está bajo el ataque de terroristas. Otras naciones están añadiendo presión. El estado judío sacrifica partes de sí mismo, pero los terroristas continúan atacando y otras naciones odian a Israel cada vez más.

¡El proceso de “paz” es la llaga de Israel!

Aunque ellos no ven la conexión con la profecía de Oseas 5, algunas personas están comenzando a ver que este proceso de paz no es más que una herida. La periodista Caroline Glick escri­bió el 23 de noviembre de 2012 lo siguiente:

“Todos los comentaristas que advirtieron del desastre estratégico que caería sobre Israel a raíz de la retirada de Gaza fueron marginados y demonizados como extremistas. En un gesto de nobleza, Stephens junto con Max Boot de Comentarios, reconocieron su error de apoyar la retirada en Gaza. Sus retractaciones son notables porque la mayoría de sus colegas siguen negando que se hayan equivocado de haber apoyado a empujar a Israel por aquel sendero, vitoreando la “democracia” de Sharon mientras 8.500 israelíes eran expulsados de sus hogares y de sus tierras con el fin de dar vía a una toma de posesión terrorista. Sin embargo, la integridad intelectual tardía de Stephens y Boot en lo de Gaza no es suficiente hoy como para hacer ninguna diferencia en Israel…”

“Israel cayó en una trampa de estrategia de su propia hechura. Israel ha estado en una retirada estratégica comen­zando con la decisión que hizo el gobierno de Rabin-Peres en 1993 de abrazar al movimiento terrorista olp como un asociado para la paz. Cada retirada adicional que Israel hace, le ha dado poder a sus peo­res enemigos militar y diplomáticamente, y al mismo tiempo ha debilitado al estado judío militar y diplomáticamente”.

Aunque Caroline Glick probablemente no se da cuenta, ella está hablando de lo que la Biblia llama la “llaga” de Judá.

¡Profetizado!

Hace ocho años el autor del artículo advirtió que la retirada de Gaza provocaría prob­lemas mayores, y más guerra en lugar de menos. También dijo que era un error fatal que los judíos cedieran Gaza. Para algunos civiles y soldados israelíes esto ya ha sucedido. Pero esta situ­ación está muy lejos de llegar a su fin.

Abdías 1:7 contiene una profecía que nos ayuda a entender mejor Oseas 5:13:

Todos tus aliados te han engañado; hasta los confines te hicieron llegar; los que estaban en paz contigo preva­lecieron contra ti; los que comían tu pan pusieron lazo debajo de ti; no hay en ello entendimiento.

Esta “herida” es similar a la que se encuentra en Oseas, ambas palabras tienen la misma raíz. El Léxico de Gesenius la define como “falsedad, y por ende, fraude, trato insidioso”.

Esta escritura está hablando de falsedad o fraude tocante a un pacto de paz. Caroline Glick lo llama un “proceso de paz falso”. Y Dios lo llama un “lazo debajo de ti”. Glick lo llama “trampa de estrategia” y Dios lo llama lazo. Se ve bien por encima, pero es un engaño.

Los israelíes han dado a los palestinos los territorios y ciudades de Gaza, Jericó y Belén. También devolvieron la península de Sinaí a Egipto. El acuerdo era recibir algo a cambio: que los palestinos y los egipcios no tratarían de matarlos. Todo ese territorio fue entregado para tener paz, ¡pero ahora esos territorios están siendo usados para atacarlos! La paz no funciona de esa forma. Es una herida cuando se trata de darle tierra a cambio de paz a gente que lo odia a uno.

Estados Unidos, Inglaterra y los judíos, y Occidente en general, abrigan la ilusión de que todo se puede solucionar por medio de las negociaciones y las concesiones. Pero eso sencilla­mente no es verdad. Los terroristas palestinos no quieren la paz. ¡Ellos nunca han querido paz! Ellos quieren poseer toda Pales­tina, como la llaman. Además ¡han declarado abiertamente que quieren aniquilar a los judíos! La Hermandad Musulmana, que actualmente controla Egipto, también ha dicho lo mismo. Del mismo modo, Irán lo ha dicho en varias ocasiones. Ambos paí­ses están provocando discordias utilizando a los palestinos. No obstante y asombrosamente, ¡Israel continúa haciendo pactos de paz con estas personas! ¡ESO ES UNA TRAMPA!

¿Reconoce usted cuán precisamente se ha estado cumpliendo esta profecía? ¡Las palabras de Carolina Glick son casi bíblicas’. Ella está diciendo lo mismo que la Biblia profetizó en detalle y que actualmente está sucediendo.

¡Eso debería fortalecer nuestra fe en las profecías inspiradas de la Biblia! La mejor prueba singular de que Dios existe ¡es la profecía cumplida! ¡Dios vive! Y Él nos dice precisamente lo que nos va a acontecer debido a nuestros pecados.

¿Por qué tanta gente ignora la Palabra de Dios cuando es tan clara para cualquiera que esté dispuesto a examinarla? Senci­llamente, la naturaleza humana es así. Generalmente la gente rehúsa aceptar la verdad hasta que se encuentra en graves pro­blemas. Y sólo entonces la gente clamará a Dios.

Tres naciones

¿Pero cómo es que Estados Unidos e Inglaterra están involucra­dos en esto? Vergonzosamente Estados Unidos e Inglaterra han utilizado su poder para empujar a los judíos a estas negociaciones.

Inglaterra y Estados Unidos tienen un considerable vínculo his­tórico con el estado judío. Inglaterra, apoyada por Estados Unidos, le dio a Israel su libertad en 1947. Estados Unidos le ha dado miles de millones de dólares a Israel desde su comienzo como nación. Y como resultado Washington tiene mucha influencia sobre los nidios, y por ello a menudo se ven forzados a involucrarse en ciertos pactos de paz. Ambos partidos políticos en Estados Unidos han hecho eso.

Caroline Glick dijo: “Obama y Clinton obligaron a Israel a aceptar los términos de cese al fuego, en donde (debati­blemente) Egipto es el árbitro entre Israel y Palestina en su aca­tamiento al acuerdo”. ¡Eso es un desastre! Los líderes de Estados Unidos le dieron poder en este proceso a Egipto, que actualmente está gobernado por la Hermandad Musulmana, ¡la madre de los terroristas de Hamás!

El presidente egipcio, Mohamed Morsi dijo con firmeza que su gobierno apoya a los terroristas de Hamás. Esta declaración es un cambio significativo si la comparamos con lo que el presi­dente anterior, Hosni Mubarak dijo por décadas. La Hermandad Musulmana amenazó con involucrarse, y tiene el apoyo de muchos egipcios. Incluso recientemente el mismo Morsi se declaró esencialmente un faraón, ¡y con mucho más poder del que Mubarak tuvo antes que él! Estados Unidos calificó de dic­tador a Mubarak y ayudó a sacarlo del poder. Pero Mubarak no se parece en nada al presidente Morsi. Simplemente escuche lo que este hombre está diciendo.

Con todo, ¡Estados Unidos hizo a este hombre el árbitro del cumplimiento israelí con el acuerdo más reciente!

Si el proceso de paz de Oriente Medio es una herida terminal, ¡eso significa que la política exterior de Estados Unidos también es una herida!

El nexo entre estas dos naciones apunta directamente a un profundo secreto en esta profecía.

¿Quién es Israel?

Varias personas entienden que los descendientes modernos de Judá bíblico son los judíos. Pero muy pocos reconocerían que las profecías de la Biblia del tiempo del fin concernientes a Judá, ¡se aplican al estado Judío de Israel!

¿Y qué hay con respecto a las otras naciones mencionadas en este pasaje y en otras profecías bíblicas? Incluso la mayo­ría de las personas en la cristiandad no saben quiénes son Efraín, Manases y Asiría en la profecía, ni tampoco cono­cen cuál es su identidad moderna. ¿Y usted, lo sabe? ¡Uno no puede entender estas profecías a menos que lo sepa! No podemos suponer algo que Dios dice que sucederá: “será asolado” (Oseas 5:9 vkj).

Observe esto en el versículo 5:

“La soberbia de Israel le des­mentirá en su cara; Israel y Efraín tropezarán en su pecado, y Judá tropezará también con ellos”.

Aquí se menciona a tres naciones, y ¡todas caerán juntas! Tanto “Israel” como “Efraín” “tropezarán en su pecado”, o en su iniquidad, junto con Judá, o sea el estado judío.

En el libro Los Estados Unidos y Gran Bretaña en Profecía, Herbert W. Armstrong comprobó que Efraín es la moderna Gran Bretaña de hoy. E Israel en este caso, está específicamente hablando de Manasés, que es Estados Unidos. Usted puede ver eso porque Gran Bretaña también hace parte de Israel aunque se menciona separadamente como Efraín, junto con “Israel”. En particular, Dios puso el nombre “Israel” sobre Efraín y Manasés (Génesis 48:14-16) y entonces las profecías relacionadas con Israel del tiempo del fin se aplican más especí­ficamente a los descendientes modernos de estas dos naciones. Muchas escrituras muestran que Efraín y Manasés, es decir las dos naciones de la primogenitura, van a ser corregidas al mismo tiempo por Dios. El autor cree que Dios se refiere a Estados Unidos como Israel aquí al decir “la soberbia de Israel”, porque Estados Unidos es la superpotencia del moderno Israel, aunque ahora está fallando en cumplir ese papel.

De igual forma el versículo 3 se refiere a Efraín y Manasés, o sea Gran Bretaña y Estados Unidos, como “Efraín, e Israel”. También en el versículo 13 Efraín se menciona junto con Judá. Reitero, está profetizado que estas tres naciones caerán juntas.

Cuando uno comprueba la identidad moderna de estas tres naciones y se da cuenta que Oseas nos está dando un cuadro detallado del tiempo del fin, y además des­cribiendo exactamente lo que vemos aconteciendo a estas naciones ante nuestros ojos, ¡es algo tan impactante que uno casi se desmaya!

El secreto

Tocad bocina en Gabaa, trompeta en Ramá: sonad alarma en Bet-avén; tiembla, oh Benjamín. Efraín será asolado en el día del castigo; en las tribus de Israel hice conocer lo que seguramente será (Oseas 5:8-9 vkj).

Observe: hay “tribus de Israel”, y no sólo Judá sino 12 tribus y tres de ellas son mencionadas particularmente en estas profecías. Y Dios dice, ¡hice conocer lo que seguramente será! Dios dice que ¡Él va a anunciar este mensaje (como toque de trom­peta) en este tiempo del fin acerca de estas profecías! Entonces ¿dónde está ese mensaje hoy día? Dios usa a los hombres, ¡peri: es Su obra! ¡Y nadie va a detener lo que Dios ha profetizado!

La clave para entender esta profecía es saber que su cumplimiento ocurre al mismo tiempo cuando hay gente sonando la trompeta y advirtiendo a esas naciones.

¡Esa advertencia está sonando! Y ha estado sonando por 7c años. Herbert W. Armstrong, y Trompeta hoy día, han estado diciéndole a Estados Unidos, Gran Bretaña y a la nación judía exacta­mente lo que va a suceder. Muchas de estas profecías ya han sido cumplidas. Esos eventos mundiales están detalla­dos en la profecía bíblica y cualquiera puede verlo ¡si dejaran de confiar en sus enemigos y pusieran atención al mensaje de Dios!

¡Este es un profundo secreto que todos debemos conocer y entender! No obstante, nadie está hablando de esta profecía crucial, y eso se debe a que Dios es quien revela este secreto. Y Él lo revela únicamente a quienes le buscan de todo corazón.

Podredumbre espiritual

“Yo, pues, seré como polilla a Efraín, y como carcoma a la casa de Judá” (Oseas 5:12).

La palabra carcoma debe leerse “como un gusano” o “como larvas infestando heridas abiertas”. Hay algo muy podrido espiritualmente con estas tres naciones y ellas nece­sitan verlo, pero es tan profundo que llega hasta los huesos. Esta­dos Unidos, Gran Bretaña y los judíos han rechazado a Dios y a Su ley y han vivido a su propia manera, ¡es por esto que nuestra- naciones están enfermas!

En la nación judía de Israel esa carcoma se manifiesta en su determinación por tratar de hacer la paz con hombres que buscan destruirla. Los terroristas de Hamás han estado bombardeando a Israel con cohetes por años; no obstante, Israel no ha hecho nada para terminar definitivamente con el terrorismo, y como resultado ¡los ataques de cohetes sólo se han incrementado! ¡La pasividad de Israel muestra que son débiles y temerosos!

¿Piensa usted que el rey David habría permitido que los ene­migos de Israel hicieran eso? ¡Él nunca hubiera permitido seme­jantes terribles ataques! ni tampoco hubiera pedido apoyo a otras naciones (o personas) o alianzas, sino A DIOS. Él destruyó a Goliat en el nombre del DIOS viviente.

¿Y dónde están nuestros héroes tipo David hoy día? ¿En qué parte de Israel se encuentran? ¿En qué parte de Estados Unidos o de Gran Bretaña?

Lo que estamos viendo en las noticias es un corazón débil y una falta de fe. Esa actitud va a causar muchos más proble­mas. Los judíos finalmente reaccionaron, pero antes de eso permitieron que un millón de su pueblo viviera temeroso de esos cohetes.

Los judíos han perdido su voluntad para pelear, y los terro­ristas lo saben. Un documento de inteligencia de EE UU dice que los árabes ahora creen que los judíos han perdido su volun­tad para pelear. ¡Y están en lo correcto! Los judíos ¡han perdido su voluntad para ganar, y su voluntad para sobrevivir! Y eso es absolutamente un error fatal. Usted no puede sobrevivir en este mundo peligroso con un corazón débil.

La nación moderna de Judá tiene una herida mortal, y fran­camente también la tienen Estados Unidos y Gran Bretaña. La política exterior de estas tres naciones ha salido torcida debido a sus problemas morales y espirituales. Sobre todo nuestra política exterior es un fracaso y nos encontramos en una situa­ción desesperada.

La podredumbre espiritual profunda se ve a diario en los titulares de las noticias de Estados Unidos y Gran Bretaña. Sin embargo, ¡estas naciones no ven los problemas ni los admitirán! Estados Unidos está fatigado con todos sus conflictos. Se supone que apoya a Israel, no obstante fue EE UU quien ayudó a sacar a Mubarak de su cargo después de 30 años de paz con Israel, y le dejó el camino libre a la Hermandad Musulmana. Observe lo que sucedió en Bengasi, Libia. Esta­dos Unidos fue atacado allí el 11 de septiembre de 2012 (un día casi solemne); el mismo día en que ocurrió el peor ataque terrorista en suelo americano. Sin embargo ¿a cuántos esta­dounidenses les importó?

En Levítico 26:19 Dios dijo:

“Quebrantaré la soberbia de vuestro orgullo”.

Estas tres naciones tienen bombas nucleares y un poder asombroso, ¡pero tienen temor de usarlo! Están temerosos porque Dios ha quebrantado su voluntad debido a sus pecados. “Pondré mi rostro contra vosotros”, dijo Dios en el versículo 17.

En Oseas 5:12 Dios se compara con una “polilla” para ellos. Si uno tiene un buen traje en el guardarropa y lo deja ahí por largo tiempo sin revisarlo, algunas veces las polillas se comen el forro y la tela. El traje todavía se verá bien pero cuando uno lo saca del guardarropa y se lo pone, ahí es donde comienza a caerse en pedazos.

Dios nos está diciendo que será mejor que veamos más allá de la superficie ¡porque de otra forma no veremos nuestros graves y fatales problemas por lo que son realmente!

Por ejemplo, Estados Unidos tiene una deuda de 16 billones de dólares que no puede pagar. No obstante, si nuestros líderes ni siquiera discutirán realmente sobre la serie­dad del problema, mucho menos lo resolverán. Nadie tiene una solución para ese problema erosivo.

Es más, aunque Estados Unidos estuviera libre de deudas, las fibras más relevantes de nuestra sociedad ya están carco­midas, y quizás peor que nuestra economía. Nuestras mentes están huecas debido a las drogas y a la pornografía. Nues­tro carácter se está desintegrando debido a nuestra diversión repugnante y a la música degradada. Nuestras familias han sido destruidas.

El versículo 4 dice que estas naciones no conocen a Dios. Ellos van a ser corregidos muy severamente ¡porque se han ale­jado de Dios quien les dio sus naciones en primer lugar! Su pro­blema no es la política exterior ineficaz; ¡el problema es que ellos no conocen a Dios! Por eso es que Dios está molesto, y eso es lo que Él va a corregir.

En Oseas 7:7 dice lo siguiente con relación al pueblo britá­nico: “No hay entre ellos quien a mí clame”. ¡Ninguno! Y Dios dice: “Efraín fue torta no volteada” (versículo 8).

Esta es otra buena metáfora para describir lo que está mal no sólo con Gran Bretaña sino con las tres naciones. Si uno mete un pastel en el horno por mucho tiempo, entonces el calor lo quema por dentro, aunque luce bien por fuera. Pero cuando uno lo parte con un cuchillo, se desmorona.

Las sociedades de Estados Unidos, Gran Bretaña e Israel toda­vía lucen bien en la superficie, pero están quemadas por dentro.

Estamos entrando en un tiempo peligroso y mortal. No es que necesitemos una política exterior astuta o una mejor tec­nología, lo que necesitamos es ser honestos para ver nuestra enfermedad y podredumbre. ¡Y debemos verla ahora! Está claro en la Palabra de Dios. Pero la mayoría no quiere verlo, y no lo verá sino hasta que sufra horrendamente mientras estas profecías se cumplen.

Pero usted puede decidir comprobarlo por sí mismo, perso­nalmente. Si usted cree lo que dice la Biblia, entonces sabe que la profecía de Oseas para Manasés, Efraín y Judá modernos está comenzando a cumplirse. Esa es la terrible realidad que nos hemos acarreado. No vamos a negociar ni a pelear para librarnos de ello esta vez. Nuestra podredumbre y enfermedad finalmente destruirá a nuestras tres naciones.

¿Cree usted en la Biblia? ¿Cree en estas profecías del tiempo del fin?

El rey Jareb

Regresemos a Oseas 5:13 para ver a dónde está llevando esta situación explosiva.

“Y verá Efraín su enfermedad, y Judá su llaga; irá enton­ces Efraín a Asiria, y enviará al rey Jareb; mas él no os podrá sanar, ni os curará la llaga”.

¿Quién es “Asi­ria”? Asiria es la nación de Alemania, como está comprobado en Los Estados Unidos y Gran Bretaña en Profecía y en nuestro folleto gratuito, Alemania y el Sacro Imperio Romano. Y rey Jareb significa “rey contencioso” o “monarca belicoso”.

Está profetizado que Efraín y Judá modernos acudirán a una nación que es conocida históricamente por comenzar guerras, ¡e inclusive guerras contra los británicos y los judíos!

Hace poco un oficial israelí dijo que los judíos habían comen­zado a tener acercamientos con Berlín, en caso de que Estados Unidos fallara en ayudarlos cuando realmente lo necesitaran. Entonces, este proceso de acudir al rey Jareb ya ha comenzado.

Los judíos están bajo pre­sión de amenaza por su vida y están siendo amenazados por Irán, Egipto y otras naciones árabes. Los judíos están siendo muertos por cohetes lanzados desde Gaza, producidos por Irán e instigados por Egipto. Su posición se está deteriorando rápidamente, y desde la desastrosa Primavera Árabe solamente se ha vuelto peor. Hemos dicho desde el comienzo que esto no sería ninguna “primavera”, y lo comprobamos con la Biblia; no obstante, ¿quien le cree a Dios y a Sus profecías?

Mientras tanto, Estados Unidos ha comenzado a retirarle su apoyo a Israel. Los judíos están comenzando a buscar ayuda por todos lados, dado que se les están agotando las opciones. Tal parece que, en lugar de confiar en Dios, ellos confiarán en cualquiera; en Estados Unidos, Gran Bretaña, India, Turquía, ¡e incluso en su peor enemigo de la segunda guerra mundial que mató a 6 millones de ellos!

Los judíos confiaron en Dios en 1948 y años después. ¡Dios hizo milagros por ellos! Hasta la historia reciente de Israel ha visto a esta pequeña nación confiar en Dios mucho más de lo que confían en Él hoy día. Desde aquel entonces se ha alejado de ese tipo de fe y confianza, tal como Estados Unidos y Gran Bretaña lo han hecho.

La herida de Judá surgió debido a confiar en los hombres. Sin embargo, cuando Judá ve su herida y cuando ve que este proceso está podrido ¿qué es lo que hace? ¡Acude a los hombres de nuevo! Los adiós acuden a Alemania buscando paz! Ellos ven el efecto, pero todavía no ven la causa del problema; si ellos la vieran, ni siquiera intentarían hacer un pacto con Alemania, ¡sino que clamarían a Dios!

El pueblo de Judá simplemente no confiará en Dios. ¡Ese es el problema con estas tres naciones! Preferimos hacer pactos de paz con nuestros enemigos y poner nuestras vidas nacionales en riesgo, en vez de someternos a Dios.

Estas naciones quieren que los alemanes los protejan de sus enemigos. ¿Pero cómo le pueden pagar a Alemania? Israel y Gran Bretaña tienen bombas nucleares. ¿No piensa usted que ellos pueden nacer un pacto con Alemania en donde Ber­lín tenga acceso y controle sus bombas nucleares? Estados Unidos ya tiene cerca de 20 bombas nucleares desplegadas en el Rin, supuestamente para proteger a los alemanes de Rusia y China. ¿No supone usted que Alemania pudiera tomar el control de estas bombas?

Daniel 11:40-41 muestra que Asiria va a guiar a Europa hacia la “Tierra gloriosa”, es decir a Jerusalén y “entrará” en ella. Nada indica que tendrá que pelear para entrar, pues será invitada aparentemente para proteger a Judá. Seguramente va a tomar control de las bombas nucleares de Israel, sin tener en cuenta lo que suceda con las cabezas nucleares de Gran Bre­taña y Estados Unidos.

Nosotros acudimos a los hombres ¡pero los hombres no pue­den ayudarnos! ¡El rey Jareb no pude ayudarnos! Eso es lo que dice esta profecía, los reyes y los presidentes no pueden ayudar­nos porque este es un problema espiritual.

La única curación para nuestra enfermedad nacional, la única cura para nuestras heridas nacionales, es buscar a Dios. Él desea que prestemos atención a Su Palabra y que ¡seamos sanados! Al decirnos que el rey Jareb no puede sanarnos, nos está diciendo: ¡Yo puedo sanarlos de esa herida si me buscan a mí! Aquellos que prestan atención a esa advertencia ¡recibirán la protección de Dios! Pero la mayoría de la gente no escucha las palabras de Dios, y tendrán que atravesar una experiencia aterradora para aprender esta lección.

“Me buscarán temprano”

¡Pero sí hay esperanza! Piense en esto: ¿Por qué está Dios per­mitiendo e incluso ocasionando semejante sufrimiento terri­ble en Estados Unidos, Gran Bretaña e Israel? Porque ¡sólo hay una forma en que podemos ser curados de nuestra enfermedad espiritual! Luego que seamos molidos y veamos lo que produce nuestro pecado, ¡finalmente, finalmente, buscaremos a Dios!

Va a ser doloroso. La destrucción y la muerte van a ser ini­maginables. Mas ¡el resultado será que los sobrevivientes bus­carán finalmente a Dios y llegarán a conocerlo! Y los que no sobrevivan, Dios los resucitará y les enseñará, ¡y ellos también llegarán a conocerlo!

Vea a dónde conduce la profecía de Oseas: “Andaré y vol­veré a mi lugar, hasta que reconozcan su pecado y busquen mi rostro”, dice Dios: “En su angustia me buscarán” (Oseas 5:15). Estas naciones han cometido una ofensa contra Dios. Él no quiere ver sufrir a la gente; ¡Quiere todo lo contrario! Pero ellos no le escuchan ni le hacen caso hoy día. Sin embargo, Dios dice que cuando comience a corregirlos, entonces, en aquella intensa aflicción y sufrimiento, los judíos y los pueblos de Estados Unidos y Gran Bretaña van a buscarlo, y lo van a encontrar.

He aquí una lección poderosa de Dios: si nosotros Le bus­camos, Lo encontraremos, y después todo estará bien. Si no nos arrepentimos y nos volvemos a Dios, no podemos escapar de la aflicción que viene sobre estas naciones. Actualmente ya es muy tarde para que estas naciones se arrepientan pero usted puede individualmente hacerlo. Usted puede tener la protección de Dios a través de estos tiempos turbulentos a los que estamos entrando más y más cada semana.

La herida de Oseas 5:13 ¡está directamente vinculada al retorno del Mesías! Él va a regresar inmediatamente después que experi­menten la intensidad completa de esa herida. Eso es inspirador, más de lo que se pudiera decir con palabras. Inmediatamente después de estos problemas en Oriente Medio, el Mesías regresa. Aquellos problemas se pondrán mucho peor al principio, pero Él vendrá muy pronto, ¡dentro de unos pocos años!

En aquel tiempo las naciones de Israel del tiempo del fin dirán: “Venid y volvamos a; porque él arrebató, y nos curará; hirió, y nos vendará. Nos dará vida después de dos días; en el tercer día nos resucitará, y viviremos delante de él” (Oseas 6:1-2). Un “día por año” en la profecía significa que habrá dos y medio años de tribulación, y luego Dios castigará a los gentiles que castigaron a las naciones de Israel. De la forma que Él nos destrozó, Dios nos sanará.

¡Esta es una profecía de que estas tres naciones buscarán a Dios! ¡Qué bella actitud de arrepentimiento! Esas son buenas noticias que nunca hemos visto en nuestras naciones, pero está por suceder. Todos estos eventos están llevándonos directa­mente a ese punto. ¡Este final es mejor que uno de Hollywood!

Así como las profecías de Dios ya han sucedido, están suce­diendo, y se cumplirán, usted puede tener una esperanza infinita en lo que sucederá después de estos días tenebrosos. Nuestras naciones van a sufrir ¡pero luego se arrepentirán! Juntamente con el resto del mundo ¡llegarán a conocer al gran Dios! Y su Padre amoroso está a punto de traerles a ellos y al mundo entero, ¡paz por toda la eternidad!

Tomado de la Revista Trompeta de Filadelfia, de mayo del 2013
Print Print | Sitemap
Jesucristo Vuelve! ¿estas listo?