Marcos 1:3 "Voz del que clama en el desierto: Preparad el camino del Señor; Enderezad sus sendas."
Marcos 1:3 "Voz del que clama en el desierto: Preparad el caminodel Señor; Enderezad sus sendas."
JANUCA AL ESTILO JUDIO

En el momento más oscuro del año, cuando las horas de luz son más cortas y el frío ya ha llegado, a medida que la luna se vuelve más y más pequeña hasta que finalmente desaparece, nosotros salimos por la noche y encendemos nuestras menorá. De acuerdo a la costumbre judía, las encendemos en un lugar bajo (menos de un metro). Uno comienza a ver un patrón emergiendo, una confluencia de la oscuridad tanto en el tiempo como en el espacio. Es precisamente en este lugar, y en este momento, que traemos la luz.

Durante toda la vida tenemos épocas y lugares en los que la “oscuridad” pareciera acumularse. La pérdida de un ser querido, de un trabajo, un enojo con nuestros hijos (o con nuestra pareja) por dejar sus ropas en el piso, etc. No existe una falta de momentos potencialmente oscuros en nuestra vida. Hasta las cosas “buenas” tienen un “lado oscuro” – el estrés de casar a un hijo, o de asistir a una reunión familiar, el estrés de mudarse a una nueva casa, o el cansancio que se genera por tener un bebé recién nacido.

Janucá nos enseña herramientas poderosas para traer un poco de luz a la oscuridad.

1. Naturaleza Vs. Milagro: Existe una famosa pregunta: ¿Por qué celebramos el milagro del aceite durante 8 días? Dado que el aceite era suficiente para arder durante un solo día, el primer día no fue un milagro para nada, ¡fue natural! Janucá debería ser sólo siete días.

Pero no es así. ¿Quién dice que el aceite debe arder? ¡Eso también es un hecho milagroso! En realidad, la mano de Dios está detrás de todo lo que ocurre en el universo. “Natural” significa que nos acostumbramos a que esta sea la manera en que las cosas ocurren. Podemos traer más luz a nuestras vidas al apreciar la milagrosa naturaleza del mundo que nos rodea, y cultivar así el agradecimiento por las cosas que damos por sentado.

2. Los Griegos vs. Las Fuentes de Luz de la Torá: La filosofía griega alaba la estética y las apariencias. La luz de una persona viene de su apariencia externa. Lo que importa es lo de afuera.

La Torá compara a los judíos con el aceite. El aceite, que es extraído del interior, es la fuente de luz. Los griegos fueron los únicos conquistadores de Israel que no destruyeron la estructura del Templo. En cambio, profanaron todos los utensilios que estaban en su interior. ¿El mensaje? El interior puede estar impuro y podrido hasta su corazón, lo que importa es la apariencia externa.

El mensaje de la Torá es: no te dejes engañar por las apariencias. Perdemos muchas oportunidades maravillosas y dejamos de conocer a muchas personas grandiosas porque las descartamos basándonos en una impresión superficial.

3. Competitividad vs. Cooperación: En las olimpíadas, el que gana obtiene la gloria y los demás terminan siendo perdedores. El concepto de olimpíadas, que fue introducido al mundo por los griegos, es “una batalla personal por ser mejor que los demás”. Si lo logra, se ubica en los libros de historia. Si no, no sirvió para nada. La antorcha olímpica es pasada de una persona a la siguiente. Cuando uno sostiene la antorcha, se mantiene iluminado, siendo el centro de la atención. En el momento en que se la pasa a otro, se queda en la oscuridad, al costado.

Esto contrasta fuertemente con el concepto de la Torá de que toda persona tiene un valor inherente y una contribución única para hacer. La luz de las velas de Janucá es aditiva. Cuando una vela enciende a la otra, su luz propia no disminuye de ninguna manera. En realidad, la capacidad de iluminar de las velas se ve reforzada en base a la cooperación mutua. Cuando encontramos nuestra luz única, y la compartimos con el mundo, todos ganamos.

4. Humildad y Confianza en Uno Mismo: Cuando nos encontramos en un lugar bajo, nos enfrentamos a una elección; darnos por vencidos por estar ahí, o tratar de estar mejor. La menorá es, tradicionalmente, encendida por debajo de un metro de altura, pero por encima de 30 centímetros. En ocasiones nos encontramos en lugares bajos. Podemos traer la luz a ese lugar y movernos hacia adelante, o arrastrarnos hasta el barro y darnos por vencidos. ¡Ve hacia la luz!

5. La misma altura: De acuerdo a la tradición, las ocho luces de la menorádeben tener la misma altura. Todos tenemos nuestro rol y nuestra luz única para brillar en este mundo. Es muy fácil ver que el rol de otra persona es más importante que el de otra. Sin embargo, cuando existe una pequeña gotera en alguna de las partes de un motor, eso puede incapacitar completamente a tu vehículo. Esta pieza pequeña puede que no sea tan gloriosa como el motor, pero no es menos importante para el funcionamiento del vehículo. Puede que no todos tengamos roles de alto perfil para realizar en este mundo, ¡pero cada uno de nosotros es único y el mundo necesita de nuestra luz especial!

6. Santificación de la Nueva Luna: Uno de los tres decretos que los griegos establecieron fue prohibir que los judíos santificaran la nueva luna cada mes. El ciclo lunar es la señal mensual de renovación. Hay ocasiones en las que la luna está llena y las noches parecen ser brillantes. Hay otras ocasiones en las que la luna está ausente y la oscuridad de la noche es muy profunda. Una de las razones por las cuales nos desesperamos es porque perdemos la esperanza cuando nos encontramos en la oscuridad. Siempre será así, nos decimos a nosotros mismos. Nunca será mejor.

Todos atravesamos altibajos. Se nos ordena bendecir la luna cuando recién aparece, justo después de desaparecer completamente. Qué hermoso mensaje de fe es recordar que incluso cuando todo está oscuro y todo parece perdido, la luz volverá de nuevo. Sé paciente.

7. Circuncisión: La circuncisión fue otra mitzvá fundamental que los griegos prohibieron. La filosofía griega sostiene que la naturaleza no solamente es inalterable, sino que también es ideal. La Torá asocia el número siete con la naturaleza. La circuncisión, que se nos ordena realizar en el octavo día, es representativa de la misión de los judíos de tomar la naturaleza, e ir un paso más allá para mejorarla activamente. Ahora bien, es posible que lleguemos al mundo con tendencias pesimistas y que seamos enojones, impulsivos, indulgentes, perezosos, o que poseamos cualquier otra de las miles de “características negativas” que tiene la gente. La pregunta es la siguiente: ¿Adoptaremos el enfoque de los griegos y nutriremos nuestras naturalezas negativas, o tomaremos el enfoque de la Torá y trataremos de cambiar nuestras naturalezas para que nos nutran a nosotros?

8. El Milagro: Si el milagro que celebramos en Janucá es la re-dedicación del Templo y el encendido de la menorá, ¿Por qué siempre relatamos la historia de la victoria militar de los asmoneos sobre los griegos? Si bien es cierto que la historia de Janucá se consumó en la re-dedicación del Templo, hubo una larga y ardua batalla para llegar hasta allí. Un pequeño grupo de judíos batallaron en contra de las imposibles probabilidades para lograr este objetivo.

A veces, nuestras travesías pueden parecer imposibles. El camino puede ser largo y extenuante. Mediante el estudio de la historia de la victoria militar de Janucá, obtenemos esperanza, ya que a pesar de que todas las probabilidades estén en nuestra contra, con la ayuda de Dios, uno puede lograr sus objetivos.

En estos días hay mucha oscuridad en el mundo. Que todos ameritemos incorporar los mensajes de Janucá en nuestras vidas y que seamos capaces de traer más luz al mundo.

Algunos de los juegos de Januca

AQUÍ TE PONEMOS LA MANERA JUDÍA DE CELEBRAR JANUCA

Así es cómo lo hacemos:

La Menorá

La menorá debe tener lugar para ocho velas o lámparas de aceite más una novena llamada shamash. El shamash se enciende primero y se utiliza para encender las otras. No debe estar en el mismo lugar que las otras ocho. Usualmente está o más alto o más bajo, atrás o en el frente de las otras velas.

Hora de encendido

La hora de encendido difiere entre las distintas comunidades. Algunas la encienden justo mientras se está poniendo el sol mientras que otras la encienden tan pronto como oscurece. El mínimo tiempo que una vela debe estar encendida es 30 minutos después de que oscurece. Aquellos que utilizan velas de cera deben asegurarse que sean lo suficientemente largas para que duren por lo menos este tiempo mínimo.

Las Velas

Algunas personas utilizan velas de cera multicolores mientras que otras usan velas de aceite o lámparas de aceite ya que el milagro en realidad ocurrió con lámparas de aceite.

¿Dónde se debe ubicar la Menorá?

La menorá debe colocarse en un lugar donde la gente la vea. Algunos la ubican en la ventana para que las personas que pasen la vean desde afuera. De esta forma, el milagro será publicado. Otros la ponen en la parte izquierda de la entrada para que cuando entren a la casa se vean flanqueados por dos símbolos judíos importantes– la mezuzá a la derecha y la menorá a la izquierda.

¿En qué orden se enciende?

En la primera noche, se enciende la vela (o lámpara) del lado derecho. El shamash se enciende con un fósforo y se utiliza para encender la primera vela (o lámpara) de la menorá de Janucá, la cual es usualmente colocada en el extremo derecha. En la segunda noche, se colocan dos velas (o lámparas de aceite) en la menorá al lado derecho. La nueva se enciende primero. Cada noche se agrega una nueva vela (o lámpara). La nueva siempre se enciende primero.

Las Bendiciones

En la primera noche de Janucá, se recitan tres bendiciones. En las noches siguientes, sólo se dicen las dos primeras:
  1. Baruj Atá A'donoi Eloheinu Melej Haolam, asher kideshanu b'mitzvotav, v'tzivanu le'hadlik ner shel Januca. (Bendito eres Tú, Hashem, nuestro Dios, Rey del Universo, Quien nos ha santificado con Sus mandamientos, y nos ha ordenado encender las velas de Januca).
  2. Baruj Atá A'donoi Eloheinu Melej haolam, she'asá nisim l'avoteinu bayamim hahem ba'zman hazé. (Bendito eres Tú Hashem nuestro Dios, Rey del Universo, Quien ha forjado milagros para nuestros antepasados, en aquellos días en esta temporada).
  3. Baruj Atá A'donoi Eloheinu Melej haolam, shehejiyanu v'kiyamanu v'higianu la'zman hazé.

    (Bendito eres Tú Hashem nuestro Dios, Rey del Universo, Quien nos ha mantenido vivos, nos ha sostenido, y nos ha traído hasta este momento).
Basado en una historia original Hebrea de Efraim Sidon.

LA COMIDA y los regalos

La comida por lo regular, es una especie de estofado con verduras y granos de granada, en ocasiones, el menú consiste de los que en algunos lugares llamamos croquetas de papa, acompañadas de una ensalada verde, y pan, es una ocasión para reunir a la familia, también puedes tener invitados, y en esos días se hacen regalos significativos unos a otros

¿SI ERES CRISTIANO Y QUIERES CELEBRAR JANUCA?

Lo puedes hacer, y celebrar tu cena de navidad acostumbrada, el caso de la navidad es la comercialización que se ha hecho de ella, y la mundanidad con que el mundo lo celebra, que es embriagándose, pero es verdaderamente hermoso ver que en el mundo ese día por lo menos todos saben que JESUCRISTO NACIÓ Y VINO A ESTE MUNDO, Y ES LA LUZ DEL MUNDO, en la 2ª. Guerra mundial se relata la historia, en donde en un lugar de Europa, hubo un cese al fuego durante la noche de navidad, y hay relatos en los campos de concentración de judíos, que ese día, los guardias dejaron a los judíos, celebrar Janucá, haciéndose los tontos que no se daban cuenta, verdaderamente estas celebraciones hablan al mundo. HAY UN DIOS VERDADERO QUE AMBOS PUEBLOS JUDÍOS Y CRISTIANOS RECONOCEN Y DAN A CONOCER AL MUNDO.

PERO AHORA EN CRISTO JESÚS, VOSOTROS QUE EN OTRO TIEMPO ESTABAIS LEJOS, HABÉIS SIDO HECHOS CERCANOS POR LA SANGRE DE CRISTO, PORQUE EL ES NUESTRA PAZ, QUE DE AMBOS PUEBLOS HIZO UNO DERRIBANDO LA PARED INTERMEDIA DE SEPARACIÓN. Efesios 2:14 (lea desde el 11, y se dará cuenta que habla de gentiles y judíos)
Print Print | Sitemap
Jesucristo Vuelve! ¿estas listo?